Pilar Lopez Jubin

            CV-10488 

Atendemos en nuestras dos sedes en Valencia, con cita previa, y también realizamos consulta  virtual de asesoramiento.

Con todas las medidas higiénicas para cuidar tanto de tu salud mental como la física.

Infórmese sin compromiso. Estamos a su disposición !

607 24 12 54



¿Por qué contratar una pericial privada?:


En algunos procesos judiciales una forma de aportar información experta y técnica es mediante un tercero llamado perito. En la mayoría de los sistemas jurídicos actuales la alternativa que se plantea ha sido básicamente un experto nombrado de alguna manera por el juez y/o un experto directamente seleccionado por una de las partes inmersas en el proceso judicial.

.

El perito psicólogo, como experto en la materia, informa, aporta conocimientos al juez y coopera para facilitar la valoración de los hechos y obtener un esclarecimiento certero de las circunstancias objeto de la investigación, plasmando sus resultados en el informe pericial psicológico realizado.


Si todavía no sabes qué es un informe pericial psicológico y cómo éste puede beneficiarte, te recomendamos que leas la siguiente entrada:


La imparcialidad del perito de parte:

Como decíamos, el informe pericial puede obtenerse mediante la contratación de un perito psicólogo particular por alguna de las partes intervinientes en el proceso judicial, mediante designación judicial y mediante los equipos psicosociales adscritos a los juzgados.


Imparcialidad, objetividad y neutralidad son obligaciones del perito de parte y del designado por la autoridad judicial.


¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que el perito de parte no es imparcial o de que tiene menor credibilidad que los peritos que trabajan en los juzgados?



En primer lugar, debemos considerar que todos los peritos psicólogos actúan asesorando al Juez bajo juramento o promesa de decir verdad, bajo apercibimiento de que, de no ser así, incurrirían en responsabilidades penales. En función de esto, sería muy difícil actuar en favor del cliente si para ello hemos de mentir o manipular información, ya que estaríamos incurriendo en un delito grave de fácil descubrimiento.


En segundo lugar, el perito psicólogo siempre debe de poder probar y demostrar sus conclusiones mediante métodos objetivos y medibles (pruebas psicodiagnósticas) ya que éstas pueden ser puestas en duda en cualquier momento por jueces, abogados e incluso otros profesionales de la psicología (mediante los contraperitajes). En este sentido, el perito de parte no puede extraer conclusiones favorables a su cliente si no puede argumentarlas mediante datos contrastables y verificables que puedan probar las mismas.


Existe la opción de contratar cada servicio por separado, por si los resultados no fuern los esperados, entonces cuenta con un estudio preliminar sin llegar a tener que costear la pericial :

Evaluación psicológica y estudio de la documentación.

Informe pericial psicológico.

Ratificación en Sala de juicio.

En función de los resultados obtenidos, podrá contratar el resto de servicios si lo considerase necesario.


Así, un informe psicológico elaborado por un psicólogo adscrito a los juzgados, emitido conjuntamente con un informe elaborado por un psicólogo contratado por una de las partes, pueden ser complementarios. Pero también, pueden llegar a conclusiones diferentes. En este último caso, cada uno de los peritos argumenta y defiende sus conclusiones y serán aquellas que se sustenten en mayores pruebas empíricas, observables y medibles, las que contribuyan a dar mayor exactitud y a que el juzgador tenga una visión mas ajustada y pueda tomar decisiones más acertadas.


En definitiva, se considera que no debe existir diferencia entre el perito de parte y el perito judicial más allá de la forma de designación de cada uno de ellos. Considerar que el informe de uno tiene más valor que el de otro supondría restar toda la fuerza a este tipo de dictámenes periciales y, por tanto, no tendría ningún sentido su utilización en los procedimientos judiciales.


Se tienen en cuenta una serie de criterios:


1- La cualificación profesional 


2- Fiabilidad objetiva del dictamen (concatenación lógica y argumentos razonados que justifiquen las conclusiones señaladas por el perito).


3- Seguimiento de principios técnicos propios de la especialidad utilizando una metodología adecuada. Un buen perito sabrá que instrumentos ha de utilizar en cada momento en función del tipo de informe así como cuándo es necesario valorar o no una posible simulación.


4- La claridad y firmeza de las conclusiones aportadas. Este apartado será, en ocasiones, el único que lean los operadores jurídicos por lo que es imprescindible que sea rotundo, claro y que de respuesta al objeto de la pericial.


Así, se ha establecido que, no tendrá sentido dudar de la imparcialidad de su informe. De hecho, existe incluso jurisprudencia, como la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Barcelona (30 de Diciembre 2011), que ha remarcado la igual fuerza probatoria de informes periciales emitidos por los peritos designados por las partes y los emitidos por el perito designado por el Tribunal.


Ventajas de nombrar un perito de parte:


Podrás elegir al profesional más adecuado (formación y experiencia) a sus necesidades. Por el contrario si el juzgado te asigna un perito judicial, corre el riesgo de que su formación o su solvencia no sea la más adecuada al requerimiento.

El contar con recursos adecuados y actualizados es fundamental para llevar a cabo el encargo pericial con plenas garantías.


En relación con lo anterior, podrás elegir al profesional que se encuentre en la ubicación que más te interese o te convenga. Las exploraciones periciales abarcarán, generalmente, varias sesiones de evaluación, por lo que el cliente se tendrá que desplazar a la consulta del psicólogo para aportar documentación, realizar tests, explicaciones o aclaraciones varias, etc. Siempre es mucho mejor escoger a aquel perito que está cerca de tu domicilio o lugar de trabajo, siempre y cuando esté cualificado para llevar tu caso.


Podrás preguntar y negociar los honorarios antes de la contratación para evitarte presupuestos económicos elevados.


Los peritos de parte trabajan de forma mucho más eficiente y rápida que los peritos de los juzgados. Actualmente existe un gran problema con respecto al retraso que experimentan las evaluaciones periciales por parte de los forenses de los juzgados, llegando a tardar una media de 6 meses o 1 años en finalizar el proceso.


Si escoges un perito de parte, el abogado podrá hacer recomendaciones y aportar información muy relevante para el caso. Además podrá supervisar el dictamen antes de su emisión definitiva para perfilar determinadas cuestiones. Si el juzgado te asigna un perito judicial, es posible que éste no acepte ningún tipo de intervención por parte del letrado.


Podrás solicitar el informe de manera urgente o para un plazo determinado. Asimismo, también te será más fácil llevar un control de los plazos de presentación del dictamen y conocer el estado en que se encuentra su desarrollo. Si el juzgado te asigna un perito judicial, difícilmente sabrás cuándo se entregará el dictamen y, rara vez realizarán el informe pericial de urgencia.



Contamos en este despacho, con amplia formación en Psicología Clínica, Legal y Forense así como con años de experiencia en el realización de informes periciales psicológicos. Esto nos ha permitido desarrollar una forma eficiente de trabajar en la que el cliente podrá ir contratando los distintos servicios en función de sus necesidades, pudiendo así, dependiendo de los resultados obtenidos en la evaluación psicológica, contratar el informe pericial si lo necesitase para el juicio.


Recuerda:

Un peritaje psicológico utilizado eficazmente, puede ser decisivo en la toma de decisión judicial


 pericialesvalencia@gmail.com